¡¡Elígeme a mí!! Cómo conseguir clientes en Internet

Como conseguir clientes en Internet

Ya mencionamos la importancia de conocer bien a nuestro público objetivo. Saber exactamente qué valores son los que les mueven a contratar o comprar. Pero lo que de verdad os interesa son las claves para conseguir clientes en Internet. 

Bien, ya conocemos los aspectos que se valoran antes de la elección de compra. Ahora hablaremos en concreto de lo que todo el mundo quiere saber ¿cómo me convierto en lo que quiere el cliente?

Lo primero de todo, no nos volvamos locos. Intentar 10 cosas a la vez sin unos objetivos marcados suele acabar en algo un tanto desastroso. Cada acción tiene que tener un fin y una razón. Para ello crearemos nuestra estrategia de Marketing adaptada a nuestra empresa y clientes potenciales.

Hay que elegir el nicho de mercado al que nos dirigiremos:

  • Jóvenes,
  • Adultos,
  • Clase social-económica
  • Comportamiento en Internet
  • Valores
  • Prioridades y gustos,
  • etc.

Puede parecer un poco exagerado, ¿para qué quiero saber cuánto tiempo libre tienen? bueno, pues por ejemplo, para saber cuánto tiempo pueden pasar en internet buscando tu servicio o producto. Todo cuenta, cuanto más conozcamos a nuestro modelo de cliente potencial más fácil nos va a resultar captarlos.

Vamos con la 1ª mitad del listado de valores que os comentamos hace un tiempo. Veremos punto por punto cómo ser irresistibles para los internautas y conseguir clientes en Internet

Precio

Lo único que el cliente va a exigir es que sea justo. Que la relación calidad-precio se ajuste a la realidad del mercado. Y por supuesto que a vosotros os compense.

Asesoramiento

El cliente siente mayor seguridad si sabe que puede ser asesorado en cualquier momento. Les resultará mucho más real si se le asesora sin ni siquiera pedirlo. Esto se puede conseguir a través de un blog con consejos, ideas y novedades del sector. De esta manera conseguimos subscriptores para futuras promociones o ventas.

Seriedad

Si facilitamos un medio de contacto hay que asegurarse de que los clientes puedan ser atendidos realmente. Ya sea teléfono, email o en las propias redes sociales hay que estar siempre disponible. En el caso de redes sociales como Facebook o Twitter hay que ser muy activos: responder sus dudas, compartir sus publicaciones,  Retwits, etc Si no es así, es mejor que no tenerlas, porque darán imagen de dejadez y poca seriedad.

Aquí podéis ver algunas de las marcas más valoradas por su contacto con el cliente.

Confianza

Hay que pensar que nos dirigimos a usuarios que buscan en Google y van a parar a una página de una empresa desconocida. De ella sólo saben la información que puedan leer en ese momento. Conseguir que esa persona confíe en ti en tan sólo 2 minutos es nuestro objetivo. Usar un espacio para opiniones de usuarios o clientes es algo que te ayudará a generar confianza. De ti aún no se fían, pero de personas que quieren compartir de forma altruista su experiencia con el servicio…de ellos sí. Eso sí, hay que asegurarse de que somos buenos profesionales, si no nos podemos arriesgar a acumular opiniones negativas que echarán a patadas a cualquier visitante de nuestra web.

Un mensaje íntegro y tangible

Como decíamos, tenemos 2 minutos, en el mejor de los casos, para convencer a nuestro potencial cliente de que somos su mejor opción. El mensaje tiene que ser claro y real. En un golpe de vista se tiene que ver lo que ofrecemos. Ventajas de contratarnos, y explicación sencilla del funcionamiento del servicio u obtención del producto. Los bloques extensos de texto darán pereza al lector y dan demasiada información superflua. Seamos claros, directos, y nada de promesas imposibles.

Hasta aquí la primera parte de cómo conseguir clientes en Internet.

Os habréis dado cuenta que  todo gira en torno a la relación de confianza que generamos con nuestro público objetivo.  Tener un experto en estrategias online y Community Management. Eso es lo que realmente os funcionará en el caso de  que  la mayor parte de vuestro tiempo la dediquéis a la gestión de vuestro negocio. Una inversión  que repercutirá directamente en mejorar vuestra imagen y  ampliar vuestra cartera de clientes.  Tu empresa merece ser relevante en Internet.

¡Nos vemos en la segunda parte!