Cómo dirigir una empresa. Diferencias entre ser un jefe y un líder.

cómo dirigir una empresa.

Hay muchas maneras de dirigir una empresa. Todos cuando somos gerentes pensamos en como lo estamos realizando. Nos asaltan dudas. Por eso hoy vamos a darte consejos para dar respuesta a cómo dirigir una empresa.

Para empezar vamos a diferenciar dos conceptos. Por un lado se puede dirigir siendo un jefe. El jefe es jefe por tener la autoridad sobre el grupo. Por otro lado se puede dirigir siendo un líder.

El líder es la persona que encabeza el grupo. Pero nadie le ha dado un puesto de mando legítimo dentro de la empresa.

Aquí te dejo algunos rasgos de personalidad que definen a un líder

Es decir se puede ser jefe y no líder. Se puede ser jefe y líder. Se puede ser líder  y no jefe.

Cómo dirigir una empresa.

Existen muchas diferencias entre ambas figuras. Desde las dos se puede triunfar. Aunque por supuesto siendo el líder probablemente todo fluya mejor.

Ahora vamos a ver las diferencias entre ser el jefe y el líder de la empresa.

  1. De donde viene la autoridad

En el caso del jefe viene concedida por el puesto de mando. Para el líder sin embargo la autoridad que posee es para el fin de la empresa.

El jefe manda aquí. El líder es útil aquí.

  1. Transmisión de ideas

En cuanto a la comunicación el jefe puede hacerlo de forma vertical y directa. Impone la idea o cambio desde su autoridad.

En caso del líder no impone sino que convence. Es capaz de hacer entender que la idea o cambio supone un avance para el grupo.

Construye la idea alrededor de sus seguidores.

Obviamente estamos igual que antes. De las dos maneras una organización puede construir un cimiento.

Pero desde la posición del líder los cimientos serán más sólidos.

  1. Confianza en la figura

imagesNormalmente no se genera confianza ante un jefe. La gente recela de sus actos o acciones. Piensan que no es quien parece y es difícil trabajar de esta manera.

En el caso del líder existe una confianza alta. Genera entusiasmo y gusta el trabajar junto a él en cada proyecto y en el día a día.

  1. Gestión de crisis

En caso de crisis el jefe tiene la obligación de buscar responsables. La gestión de esta crisis te hará un jefe duro o un jefe comprensivo.

El jefe comprensivo se asemeja más a la posición del líder. Capaz de reorientar la situación y buscar las soluciones junto a su equipo.

  1. Cercanía personal con la figura

El jefe puede suponer una imagen despersonalizada. Carente de entender los problemas que abordan día a día a sus empleados.

Por eso es importante trabajar la figura del líder. El líder conoce a sus colaboradores. Sabe que les preocupa. Se interesa por sus problemas y ayuda a su equipo a mejorar.

Ahora ya tienes algunos conceptos para saber cómo dirigir una empresa. Puedes intentar adoptar una de las dos posturas.

Piensa que si empapas de liderazgo tu figura todo fluirá mucho mejor.

No impongas tus ideas y te conviertas en un caudillo. Pocas empresas salen a flote con una personalidad tan estricta.

El valor humano es el más importante de una empresa siempre. ¡Lidera a tu equipo!